Tarta de queso sin horno: receta fácil y deliciosa para disfrutar en casa

Cuando quieras darte un capricho con una tarta de queso rica y cremosa, pero no quieras meterla en el horno, una tarta de queso sin hornear es la solución. Una tarta de queso sin horno es un postre rápido y fácil, además de una delicia para compartir con la familia y los amigos. Este dulce distingue por su sabor y sirve para rellenar.

En España, la tarta de queso es una receta muy popular, a menudo hecha con queso filadelfia, una de las marcas más conocidas de queso cremoso. A diferencia de las tartas de queso horneadas tradicionales, la versión de tarta de queso sin hornear es fácil y apenas requiere esfuerzo, lo que la convierte en una excelente opción para los pasteleros principiantes.

Dado que una tarta de queso sin hornear requiere medidas diferentes a las de una tarta de queso horneada tradicional, es importante prestar especial atención a la receta. Para una receta auténtica al estilo español, empieza con los siguientes ingredientes:

Ingredientes:

  • 1 paquete de queso filadelfia (8 onzas)
  • 1 taza de azúcar en polvo
  • 2 tazas de nata montada
  • 1 cucharada de extracto de vainilla
  • 1/2 taza de mermelada de fresa
  • 1 taza de azúcar granulada
  • 1 ½ tazas de galletas graham trituradas
  • 1 barrita de mantequilla derretida y sin sal

Instrucciones:

  • Mezcla el queso filadelfia, el azúcar en polvo y el extracto de vainilla hasta que estén bien mezclados.
  • Añade gradualmente la nata montada a la mezcla de queso, mezclando hasta que quede suave.
  • En un bol aparte, combina las galletas graham trituradas y la mantequilla derretida.
  • Esparce la mezcla de galletas graham en el fondo del molde de primavera.
  • Vierte la mezcla de queso crema sobre la corteza de graham y extiéndela uniformemente.
  • Añade la mermelada de fresa, removiendo con un cuchillo para crear un efecto jaspeado.
  • Refrigera durante al menos 4 horas antes de servir.
  • Si lo deseas, añade fruta fresca por encima.

Variaciones:

Para que el cheesecake sin hornear sea aún más delicioso e interesante, existen innumerables variaciones de la receta. Por ejemplo, sustituye el queso filadelfia por otra variedad de queso crema, como mascarpone o Neufchatel. Otra variación estupenda es utilizar una mermelada diferente en lugar de la de fresa; las mermeladas de arándanos, cerezas o frambuesas son opciones perfectas.

Para dar a la tarta de queso un sabor más lujoso, rocía un poco de sirope de chocolate o salsa de caramelo. Por último, para darle un aspecto más festivo, añade unas virutas por encima. Sea cual sea la variación, la tarta de queso sin hornear siempre será un delicioso manjar que encantará a todo el mundo.

Conclusión:

La tarta de queso sin hornear es un postre fácil y delicioso para cualquier ocasión. La receta es fácilmente personalizable, lo que la convierte en un manjar estupendo para compartir con la familia y los amigos. Tanto si se busca una tarta de queso sencilla y clásica como algo un poco más extra, seguro que la tarta de queso será un éxito. ¡Feliz horneado!

Deja un comentario