Receta del delicioso bizcocho Sacher: ¡Descubre cómo prepararlo en casa!

Uno de los postres austriacos más deliciosos y populares es la Torta Sacher, una rica tarta de chocolate con un sabroso relleno de albaricoque. Este delicioso manjar, que se inventó en Viena en el siglo XIX, consta de cuatro capas de tarta de chocolate húmeda, mermelada casera de albaricoque y un suave glaseado de chocolate.

Si te gustan los postres de chocolate, ¡esta receta clásica te encantará! Tradicionalmente, la tarta Sacher se elabora con chocolate de alta calidad, pero también puedes hacerla con cacao en polvo como alternativa más económica. Sigue leyendo para descubrir cómo hacer tu propia Torta Sacher en casa.

Qué necesitas para preparar la tarta Sacher

Para preparar la clásica tarta Sacher, aquí tienes una lista de los ingredientes que necesitarás:

  • Chocolate: 200 gramos de chocolate negro picado
  • Cacao: 1 cucharada y media de cacao sin azúcar
  • Mantequilla: ¾ de taza (150 gramos) de mantequilla sin sal, ablandada
  • Azúcar: 1 ¾ de taza (200 gramos) de azúcar
  • Huevos: 6 huevos grandes, separados
  • Harina: 1 ¾ de taza (200 gramos) de harina común
  • Polvo de hornear: 1 cucharadita de levadura en polvo
  • Sal: ¼ de cucharadita de sal
  • Leche: 3 cucharadas soperas de leche
  • Mermelada de albaricoque: 300 gramos de mermelada de albaricoque casera o comprada
  • Glasa de chocolate: 200 gramos (7 onzas) de chocolate negro, finamente picado; 150 gramos (¾ de taza) de mantequilla sin sal, ablandada

Cómo hacer la tarta Sacher

  1. Precalienta el horno: Precalienta el horno a 175°C (350°F). Prepara dos moldes redondos de 20 cm (8 pulgadas) engrasándolos con mantequilla y espolvoreándolos ligeramente con harina.
  2. Funde el chocolate: En un cuenco resistente al calor colocado sobre una olla con agua hirviendo a fuego lento, funde las 7 onzas de chocolate y el cacao sin azúcar, removiendo con frecuencia. Una vez derretido, retíralo del fuego y resérvalo para que se enfríe.
  3. Crema la mantequilla y el azúcar: En una batidora equipada con el accesorio de pala, bate la mantequilla ablandada con el azúcar hasta que esté ligera y cremosa.
  4. Añade las yemas de huevo: Añade las yemas de huevo de una en una, batiendo bien después de cada adición.
  5. Añade el chocolate fundido: Añade el chocolate fundido enfriado y bate hasta que esté bien mezclado.
  6. Tamiza los ingredientes secos: En un bol aparte, tamiza la harina, la levadura en polvo y la sal. Añade los ingredientes secos al bol de la batidora y bate hasta que estén bien mezclados.
  7. Bate las claras: En un bol limpio, con una batidora manual o de pie equipada con el accesorio para batir, bate las claras a punto de nieve.
  8. Monta todo: Incorpora suavemente las claras y la leche a la mezcla de chocolate hasta que estén bien mezcladas. Ten cuidado de no mezclar demasiado.
  9. Hornea los pasteles: Reparte la masa uniformemente en los moldes preparados y hornea durante 25-30 minutos, o hasta que al insertar un palillo en el centro de los pasteles, éste salga limpio. Retíralos del horno y déjalos enfriar en los moldes durante 10 minutos, luego pásalos a una rejilla para que se enfríen completamente.
  10. Rellena las capas de bizcocho: Una vez que los bizcochos se hayan enfriado, extiende la mermelada de albaricoque casera o comprada en la tienda sobre uno de los bizcochos. Coloca suavemente el otro pastel encima.
  11. Haz el glaseado de chocolate: En un cuenco resistente al calor colocado sobre una olla con agua hirviendo a fuego lento, derrite las 7 onzas de chocolate. Una vez derretido, retíralo del fuego e incorpora la mantequilla ablandada hasta que esté bien mezclado.
  12. Congela la tarta: Vierte el glaseado de chocolate sobre la parte superior y los lados de la tarta, extendiéndolo uniformemente con una espátula. Deja reposar la tarta a temperatura ambiente durante 30 minutos antes de cortarla y servirla.

Variaciones de la receta clásica

Como ya hemos dicho, la tarta Sacher clásica se hace con chocolate, pero si prefieres una versión más ligera, puedes hacer una tarta Sacher a base de cacao. Sólo tienes que sustituir las 7 onzas de chocolate por ¾ de taza de cacao sin azúcar y seguir la receta como se indica. Para darle un toque extra de sabor, también puedes añadir 2 cucharaditas de extracto de almendra a la masa.

Si quieres prescindir del glaseado de chocolate, puedes espolvorear el pastel con azúcar glas o rociarlo con un simple glaseado hecho con ½ taza de azúcar glas y 2 cucharadas de leche. O, si quieres algo más decadente, rocía el pastel con una ganache de chocolate.

Conclusión

La tarta Sacher es uno de los postres austriacos más elegantes y deliciosos. Este delicioso manjar consta de cuatro capas de tarta de chocolate húmeda, mermelada casera de albaricoque y un suave glaseado de chocolate. Con esta sencilla receta y sus variaciones, podrás preparar tu propia Torta Sacher para disfrutarla con la familia y los amigos.

Deja un comentario