Tarta de queso fría: receta fácil y deliciosa para sorprender a todos

La Tarta de queso fría es la opción ideal para reuniones familiares o celebraciones de cumpleaños. Este postre frío es ideal para quienes buscan una tarta de queso ligera pero muy saciante. La clave para hacer una buena tarta de queso fría es que sea sencilla pero sabrosa. Aquí veremos cómo hacer este postre con algunas sugerencias de variaciones.

Ingredientes para hacer tarta de queso fría

Para la base:

  • 300 gramos o 10,5 onzas de galletas graham
  • 150 gramos o 5.3 onzas de mantequilla sin sal, derretida

Para el relleno:

  • 400 gramos o 14 onzas de queso crema
  • 400 gramos o 14 onzas de crema agria
  • 200 gramos o 7 onzas de azúcar granulado
  • 20 gramos o 0.7 onzas de gelatina en polvo
  • 200 gramos o 7 onzas de agua hirviendo
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 1 limón, para la ralladura y el zumo

Para la cobertura:

  • 200 gramos o 7 onzas de mermelada de frambuesa o fresa
  • Frambuesas o fresas frescas para decorar
    • Instrucciones para hacer la tarta de queso fría

      Hacer la base:
      1. Prepara una tarta de queso fría. Prepara un molde redondo de 20 centímetros o 8 pulgadas engrasándolo bien. Resérvalo.

      2. Mete las galletas graham en una bolsa grande con cierre zip y aplástalas con un rodillo hasta que se formen migas finas.

      3. En un cuenco, combina las migas y la mantequilla derretida. Con las manos, mezcla bien y presiona en el fondo del molde preparado. Refrigéralo durante 15 minutos.

      Hacer el relleno:
      1. Bate la nata. En un bol grande, bate el queso crema, la nata agria, el azúcar y el extracto de vainilla hasta obtener una mezcla homogénea. Añade la ralladura y el zumo de limón y bate de nuevo hasta que se mezclen.
      2. En un bol pequeño, espolvorea la gelatina sobre el agua hirviendo. Remueve hasta que la gelatina se haya disuelto por completo. Déjala reposar 5 minutos para que se enfríe un poco.
      3. Añade la mezcla de gelatina al relleno de la tarta de queso y bate de nuevo hasta que quede suave. Vierte el relleno sobre la corteza preparada y extiéndelo uniformemente. Refrigéralo durante al menos 4 horas o toda la noche para que cuaje.

      Creación de la cobertura:
      1. Esparce la mermelada uniformemente sobre la base. Esparce la mermelada uniformemente por encima del relleno de queso. Refrigérala durante 20 minutos para que cuaje.
      2. Una vez cuajada la tarta de queso, sácala con cuidado del molde y colócala en un plato de servir. Cubre con las frambuesas o fresas frescas y sirve.

      Variaciones de la tarta de queso fría

      Puedes adaptar fácilmente la receta de tarta de queso fría a tu gusto añadiendo o sustituyendo algunos ingredientes. He aquí un par de ideas de variaciones:

      Tarta de queso fría de chocolate: Derrite 200 gramos o 7 onzas de chocolate negro y mézclalo con el relleno de la tarta de queso antes de añadirlo a la corteza. Utiliza sirope de chocolate o caramelo para la cobertura en lugar de mermelada.

      Tarta de queso fría de naranja: Sustituye la ralladura y el zumo de limón por ralladura y zumo de naranja. Añade unas gotas de extracto de naranja al relleno de la tarta de queso para darle un toque extra de sabor. Cubre con mandarinas y rocía con miel.

      Conclusión

      La receta de tarta de queso fría anterior es una opción sencilla pero deliciosa para quienes buscan un postre fácil para su próxima celebración. Puede prepararse con antelación y personalizarse con diferentes coberturas y rellenos a tu gusto. Sírvela con una ensalada de fruta fresca o una bola de helado de vainilla para un delicioso manjar que gustará a todos.

Deja un comentario