Receta fácil de bolitas de Oreo: ¡Delicioso postre para compartir!

¿Buscas una golosina dulce y fácil para compartir con tus amigos y familiares? ¡No busques más! Las bolitas de oreo son un tentempié sencillo pero delicioso que sólo requiere unos pocos ingredientes. Estas pequeñas delicias de chocolate tienen un exterior crujiente y un interior cremoso. Están perfectamente porcionadas y son un bocado perfecto, o un final ideal para cualquier cena. Sigue leyendo para saber cómo preparar esta delicia divertida y festiva, perfecta para cualquier época del año.

Ingredientes:

  • 1 paquete de galletas Oreo (normales o de doble relleno)
  • 8 onzas (1 paquete) de queso crema, ablandado
  • 2 tazas de trocitos de chocolate (semidulce o negro)
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 1/2 taza de trocitos de chocolate blanco (opcional)
    • Direcciones:

      Paso 1:

      Empieza por triturar un paquete entero de galletas Oreo hasta convertirlas en migas finas. Puedes hacerlo a mano con un rodillo y una bolsa de plástico grande, o en un robot de cocina. Una vez que las galletas estén bien trituradas, añade el queso crema ablandado a las migas y mézclalo bien hasta que quede bien combinado.

      Paso 2:

      Con las manos o con una cucharita para galletas, forma bolas de 2,5 cm con la mezcla. Coloca las bolitas en una bandeja para hornear forrada con papel pergamino y llévalas al frigorífico para que se enfríen durante al menos 30 minutos.

      Paso 3:

      Una vez que las bolitas se hayan enfriado, coloca las pepitas de chocolate en un cuenco apto para microondas y derrítelas en intervalos de 30 segundos, removiendo entre cada intervalo, hasta que estén totalmente derretidas y suaves. Añade el extracto de vainilla.

      Paso 4:

      Sumerge las bolas de Oreo enfriadas en el chocolate derretido, de una en una, asegurándote de cubrirlas por completo. Con un tenedor, saca las bolitas del chocolate y deja que escurra el exceso. Vuelve a colocar las bolas recubiertas en la bandeja para hornear forrada con papel pergamino.

      Paso 5:

      Derrite las pepitas de chocolate blanco del mismo modo y rocíalo sobre las bolas de oreo recubiertas. Deja que el chocolate se endurezca antes de servir. Guarda las sobras en un recipiente hermético en el frigorífico.

      Consejos:

      • La receta se puede personalizar fácilmente para incluir tus sabores favoritos, como mantequilla de cacahuete o menta. Sólo tienes que cambiar el queso crema por la misma cantidad del sabor que desees.
      • Para que sea aún más dulce, tritura algunas galletas Oreo y espolvoréalas por encima de las bolas cubiertas de chocolate.
      • Antes de servir, deja reposar las bolas Oreo a temperatura ambiente durante unos minutos. Esto ayudará a ablandar ligeramente el chocolate y hará que sea más fácil y agradable comerlas.

      Ahora que tienes esta sencilla y deliciosa receta de bolas de Oreo en tu arsenal, puedes preparar fácilmente una tanda de estos deliciosos dulces para compartir con tus amigos y familiares. Tanto si las preparas para una fiesta o simplemente como tentempié después de cenar, las bolas de Oreo serán un éxito y todos te pedirán la receta. ¡Disfrútalas!

Deja un comentario