Receta de tarta de queso Philadelphia: Deliciosa y fácil de hacer

¿Buscas un postre delicioso, sencillo y que guste a todos? No busques más: la clásica tarta de queso Philadelphia. Este delicioso postre es una combinación de queso crema ácido y galletas dulces y crujientes, y es muy fácil de hacer. Con unos pocos pasos, puedes crear un postre exquisito que encantará a todos.

Ingredientes

Para la base:

200 g de galletas digestive
50 g de mantequilla sin sal (derretida)

Para el relleno:

750 g de queso crema Philadelphia
175 g de azúcar glas
1 cucharadita de esencia de vainilla
2 huevos de corral grandes
140 ml de nata doble

Para la cobertura:

1 limón (rallado)
250 g de fresas (cortadas)
50 g de azúcar glas

Método

Precalentar el horno

Comienza precalentando el horno a 180°C (350°F/Gas 4).

Haz la base

Coloca las galletas digestive en una bolsa de plástico y aplástalas con un rodillo hasta que queden como migas finas. Vierte las migas en un cuenco, añade la mantequilla derretida y mezcla todo con una cuchara. Presiona la mezcla en el fondo de un molde desmontable de 20 cm (8 pulgadas) y reserva.

Haz el relleno

En un bol grande, bate el queso crema Philadelphia con una batidora eléctrica hasta que quede suave. Añade el azúcar glas y la esencia de vainilla y bate hasta que estén bien mezclados. Añade los huevos, de uno en uno, batiendo bien después de cada adición. Por último, añade la nata líquida y bate hasta que quede suave.

Cocina la tarta de queso

Vierte el relleno en el molde preparado y alisa la parte superior con una espátula. Introduce la tarta de queso en el horno y cuécela durante 40-45 minutos, o hasta que esté dorada y cuajada en el centro. Una vez cocida, sácala del horno y déjala enfriar en el molde.

Prepara la cobertura

En un bol pequeño, mezcla la ralladura de limón con el azúcar glas. Corta las fresas en láminas y colócalas sobre la tarta de queso fría. Rocía el glaseado de limón por encima y sírvela.

¡Disfrútala!

Esta tarta de queso Philadelphia es la combinación perfecta de picante y dulce y constituye un postre maravillosamente decadente. ¡Que aproveche!

Deja un comentario